Monday, December 15, 2008

Tejido de la Minga social y comunitaria, el proceso que sigue

Follow up overview of the Social and Community Minga and what needs to be done next: This is from the ACIN's Tejido de Comunicación - I will have an English Translation Shortly which needs to be spread far and wide.

Tejido de la Minga social y comunitaria, el proceso que sigue
12/15/2008

Autor: Tejido de Comunicación y Relaciones Externas para la Verdad y la Vida-ACIN

Queremos visitar y que nos visiten para compartir lo que tenemos y así reflexionar desde las experiencias, las resistencias y las propuestas de los pueblos. Queremos debatir, criticar, discutir desde la diversidad del pensamiento para construir unidad entre pueblos. Queremos encontrar puntos comunes desde el dolor de cada pueblo que nos permita tomar decisiones para el mismo.

“!LA MINGA VIVE, QUE VIVA LA MINGA! Por una Colombia de los pueblos sin dueños, todo el saber, todo el dolor, toda la experiencia, todas las palabras, todas las abuelas y los recuerdos. Vamos a vivir porque nos cansamos para siempre del dolor, de la muerte y de la codicia de quienes se nos roban la paz”.Colombia Caminará la Minga

Tres semanas después de encontrarnos, escucharnos, apoyarnos, sentirnos, pensarnos y proyectarnos desde la marcha que pasó por ciudades como Cali, Armenia, Ibagué y Bogotá, los campesinos, indígenas, afrocolombianos y urbanos seguimos caminando la palabra en el marco de la Minga social y comunitaria que se reencontrará en el camino desde ahora, hasta el Congreso de la Minga de los Pueblos que conmemorará el 12 de octubre de 2009.

Porque la marcha y todas las acciones que se desarrollarán en adelante, son mecanismos de participación y encuentro que fortalecen el proceso de movilización y acción que ha sido convocado. Un caminar que se debe hacer palabra y acción entre todas y todos los colombianos.

Mes y medio duró la movilización que empezó el 11 de octubre en La María Piendamó y conquistó la Plaza de Bolívar el 21 de noviembre en Bogotá. Días, horas, minutos y segundos que se quedarán en la memoria de los caminantes y de quienes nos acompañaron y nos vieron pasar. No sentimos el tiempo, no sentimos el clima e ignoramos el desprecio de los enemigos de la transformación. Sólo nos sentimos entre pueblos, donde la solidaridad y la fraternidad fueron la mayor fuerza de unidad popular.

Después de esa gran marcha que acogió a miles de hambrientos, desplazados, ultrajados, desempleados, discriminados y demás víctimas del modelo económico neoliberal que provoca la guerra para despojarnos no sólo de nuestra madre tierra, sino de nuestro imaginario colectivo a través de estrategias de terror, sometimiento económico y propaganda, el pueblo sigue en expectativa, con vocación de movilizarse e intenta coordinar para fortalecer este caminar de la palabra en todo el país para ir fertilizando la conciencia de colombianas y colombianos que sueñan con otro mundo posible y, por qué no, con los que aún son víctimas de la sofisticada maquinaria de manipulación de un régimen que ha convencido a mayorías de las pretendidas bondades de políticas de exclusión enmascaradas y maquilladas.

La Minga que es milenaria en los pueblos indígenas, empezó a convocar abiertamente a la unidad del pueblo colombiano desde el 2004, cuando se realizó el Congreso Indígena y Popular en Cali, antecedido por una marcha con cerca de 60 mil personas de todo el país. En este espacio de encuentro, reflexión y decisión se nombró en Minga el desafío que nos convoca: “SOLOS NO PODEMOS” y se llamó a tejer la jigra de unidad desde Colombia en el Mandato Indígena y Popular que sigue cobrando vigencia(1).

Al terminar la marcha en Bogotá, uno de los pasos para dejar instalada la Minga Social y Comunitaria, fue la de empezar a tejer entre organizaciones y procesos sociales y populares para seguir caminando la palabra en todo el país, con el ánimo de que la Minga se convierta en compromiso y responsabilidad de todas y todos en Colombia; así camine con libertad desde los pueblos por el país posible que necesitamos construir. Por esto, el 21 de noviembre en la Plaza de Bolívar, se hizo la siguiente propuesta para desarrollar entre pueblos desde ya:

El Camino: El tejido de Colombia caminando la minga de los pueblos


Convocamos el CONGRESO DE LA MINGA DE LOS PUEBLOS, para que lo realicemos a más tardar el 12 de octubre de 2009.

A partir de hoy, iniciaremos el trabajo de tejer por toda Colombia para Construir en las conciencias y en la acción consecuente y solidaria, la agenda de los pueblos y organizarnos para debatirla y convertirla en el Programa para el país posible y necesario que sea aprobado en el congreso de la Minga con un Plan de Acción, resultado del esfuerzo de tejer la dignidad.

La palabra se camina informándonos, para reflexionar, decidir y actuar.

Convocatoria:


1. A partir de hoy vamos a construir en la marcha, un pacto de procesos, pueblos y organizaciones populares.

2. Proponemos requisitos para garantizar que el proceso de la Minga sea incluyente, participativo y democrático. Llamamos a todas y a todos a sentirnos convocadas y convocados. Los requisitos mínimos que acordamos incluyen:

a. Asumimos trabajar a partir de los 5 puntos de la agenda de la Minga(2) de los Pueblos que venimos caminando desde septiembre de 2004. De un país con dueños y sin pueblos, por un país de los pueblos y sin dueños.

b. Nos comprometemos a movilizar los recursos que se requieran para que la Minga avance y contribuir a construir propuestas, tejer y movilizarnos aportando para que el proceso hacia el Congreso de la Minga de los Pueblos y el Congreso mismo sean una realidad.

c. Asumimos nuestro deber de aportar a la coordinación en Minga de los Pueblos para que nada sea de nosotros y todo sea de todas y todos.

Mecanismo:

Convocamos a toda Colombia a:


1. Sentirnos convocadas y convocados y a inscribirnos como personas, organizaciones, colectivos, comunidades o grupos a la Minga Social y Comunitaria (por ahora ofrecemos la ONIC, el CRIC, la ACIN y las organizaciones indígenas del país) así:

a. La Minga preparará un texto de Acta de Compromiso y lo pondrá en disposición de los pueblos, procesos y organizaciones sociales en todo el país.

b. El Acta incluirá además un espacio para recolectar información y datos necesarios para la interlocución y coordinación.

c. Las organizaciones y grupos, se informan, reflexionan y toman la decisión de asumir el compromiso de hacer Minga. En consecuencia, firman el Acta a nombre de sus grupos o colectivos.

d. Las actas de compromiso firmadas, se harán públicas como expresión de reconocimiento y presencia.

e. Un equipo de la Minga con representación de diversos sectores se ocupa inicialmente de tejer en las primeras etapas con el compromiso de irse ampliando para responder a las demandas del tejido y del camino. La coordinación en respuesta al mandato de los pueblos en marcha se encargará de promover la convocatoria, recoger las actas, contactar los diversos procesos y sectores sociales, mapear los procesos por regiones, sectores y responder a los demás desafíos que se presenten, siempre en consulta con los pueblos y sobre la base de criterios establecidos con transparencia. La coordinación logística y política irá creciendo desde el proceso mismo según necesidades y capacidades. La Minga manda en el camino para que nos hagamos Tejido.

f. Se organiza un proceso de planeación y un plan de trabajo para ampliar la convocatoria y una propuesta de coordinación para la fase de tejido.

2. Con la agenda trabajaremos un proceso pedagógico y los materiales y métodos necesarios para Tejer donde se requiera y se pueda, buscando ensanchar y profundizar los alcances y ámbitos. Cada barrio, vereda, pueblo, calle, café, fábrica y hogar, cada espacio y cada persona serán objeto de nuestra convocatoria a tejer.

a. Crearemos y diseñaremos metodologías, contenidos, mecanismos de compartir, escuchar y tejer.

b. Realizaremos el proceso de tejido y recolección de la palabra de los pueblos

c. El camino nos servirá como escuela y experiencia para que la sabiduría colectiva se convierta en rumbo.

3. Sintetizaremos los resultados con comisiones de planeación, síntesis y seguimiento respetando la palabra de todas y todos porque todas y todos estaremos recogiendo y sintetizando.

Movilización y Conciencia

El proceso de tejer reclama eventos, movilizaciones, acciones de lucha; resistencia cada vez más coordinadas; compartidas y el trabajo de construir agenda en el debate y en la práctica. Tejer es caminar la palabra. Tejer es aprender a luchar en unidad. Tejer es impedir que esta Minga se canse y comprometernos a que siga desde acá y desde ¡ya! Por eso, al proponer este camino recogemos con respeto la libertad de acción y los ritmos de la realidad. La sabiduría de la Minga consiste en no ser receta ni orden sino respuesta flexible y propuesta que crece con lo que sucederá y haremos. El hambre, la crisis humanitaria, la guerra y el terror, la ilegitimidad del Estado, las luchas por derechos y libertades, las dinámicas del camino de lo que hace la historia caben en la Minga, son Minga y nos comprometemos a recogerlos en el camino hacia establecer el país sin dueños de los pueblos. Cada tema es una causa y todas las causas son nuestras en el camino de tejer en Minga(3). Para cambiar esta realidad de terror y codicia, debemos entenderla. La conciencia nos hará libres para luchar. La rebeldía es un derecho que vamos a ejercer sin autoritarismos sectarios ni imposiciones.

Aprender haciendo. Esa es la Minga. Ni desviarnos por egoísmos, ni ahogarnos en entusiasmos. Luchar, movilizarnos, avanzar hacia unos logros compartidos. Por ahora, hay que sumar fuerzas, recursos y capacidades para lograr unos mínimos de convocatoria y acción frente a un régimen y a un modelo al que le decimos ¡BASTA! en las palabras y en los hechos desde todas las luchas y dolores. Que ese ¡BASTA! sea firme, concreto y suficiente. No volveremos a pedirle audiencia a nadie, porque nosotras y nosotros, la Minga de los Pueblos, somos el país y la autoridad. Los que nos representan nos mandan obedeciendo, o se van.

Esa es la propuesta a la que se han sumado organizaciones y personas individuales, esa es la propuesta que sigue esperando que se unan más procesos para empezar a desarrollarla en todo el país.
Desde el Cauca seguimos encontrándonos en las alegrías y en las tristezas con los pueblos, esperamos seguirlo haciendo con Colombia para que entre todos sigamos trabajando los 5 puntos; nos informemos, reflexionemos desde nuestras realidades y capacidades, decidamos desde la colectividad; actuemos desde la conciencia clara y el compromiso firme con otro mundo posible y necesario.

En este sentido, vamos avanzando desde el Cauca con la elaboración de materiales que nos permitan informarnos más entre los que nos vamos encontrando dentro y fuera de la comunidad. Queremos visitar y que nos visiten para compartir lo que tenemos y así reflexionar desde las experiencias, las resistencias y las propuestas de los pueblos. Queremos debatir, criticar, discutir desde la diversidad del pensamiento para construir unidad entre pueblos. Queremos encontrar puntos comunes desde el dolor de cada pueblo que nos permita tomar decisiones para el mismo. Queremos seguir compartiendo con todas y todos la necesidad de la transformación para actuar desde donde podemos. Queremos encontrarnos a más tardar en octubre de 2009 con propuestas puntuales recogidas desde la realidad y la reflexión de los pueblos, que reflejen un mínimo de agenda popular.

Con todo eso y con lo que colombianas y colombianos le aporten a este proceso, queremos aportar al tejido de Colombia caminando la Minga de los Pueblos.

Imaginamos y recogemos los materiales para el Tejido

Se ha iniciado una fase de decantación e intercambios, que es al mismo tiempo una etapa de reflexión. A partir del 21 de Noviembre y tras el regreso a nuestras comunidades de quienes marchamos, reconocemos que se han puesto en evidencia las contradicciones que habíamos identificado desde la fase preparatoria de la Minga. Estas contradicciones se transforman en ejes de lucha que también expresan desafíos que debemos abordar. Resaltamos entre otros:

La profunda contradicción con el Modelo de Desarrollo del capital transnacional, cuyo fin es alimentar la insaciable codicia de clases corporativas. Modelo a cuyo servicio se encuentra este Gobierno y al que responde el Estado colombiano. Modelo que se encuentra en el trámite de absorber el territorio nacional para que toda la riqueza y el trabajo sean entregadas por vía del terror, la propaganda y las políticas corporativas transnacionales a dueños particulares. Esta es la contradicción fundamental.

La contradicción ética y estratégica con la insurgencia armada. Ética, porque el desprecio por la vida y por la dignidad no pueden ser medios para un proyecto revolucionario. Estratégica, porque el terror es la excusa de la que se sirve el proyecto del capital transnacional para imponer la guerra y despojar a los pueblos.

El desafío de superar el sometimiento de nuestros imaginarios a la dependencia en la que nos ha educado la cultura autoritaria y maniquea del orden establecido. Desde las prácticas de los partidos tradicionales, pasando por la cultura de la dependencia y del sometimiento, hemos aprendido a negociar nuestro lugar particular dentro de la estructura que hay que transformar. Por eso, aún pedimos limosna o confundimos los medios y los fines. Creemos equivocadamente que conseguir un beneficio equivale a luchar por cambiar la realidad. Enfrentamos la necesidad de exigir nuestros derechos como un medio hacia crear una realidad justa sin protagonismos. Debemos aprender a reconocer estas dificultades para supeditar intereses particulares a la lucha colectiva por la libertad.

Estas contradicciones debemos reconocerlas, trabajarlas e irlas superando en el camino: este es el camino de la Minga Social y Comunitaria. Mientras reflexionamos, vamos planificando acciones y buscando espacios de formación y socialización. Pero también hacemos silencio para observar y reconocer. Estamos pendientes. Estamos esperando. Esperando a ver cómo se expresan las fuerzas, las costumbres, los intereses, los compromisos, las dudas. Estamos recogiendo el material con el que habrá de hacerse el tejido. Hay hilos podridos y débiles. Hay otros fuertes y coloridos. Con esto se hace el trabajo. Es el momento de la verdad. Más vale tejer con fuerza para que no se deshaga lo trabajado que tejer con afán y palabras vacías para decepcionarnos de nuevo. La Minga es una exigencia a la verdad y a la vida. Vamos a ser partidarios y partidarias de nuestros actos; ese es el camino de la Minga.

Notas:

(1) Ver el texto del Mandato Indígena y Popular en:
http://www.nasaacin.org/mandato_indigena_popular.htm
(2) Ver los Cinco Puntos de la Minga Social y Comunitaria en:
http://www.nasaacin.org/minga_2008_nuevo.html
(3) Rozental, E. Movimientos Sociales: Todas las Causas son Nuestras:
http://www.nasaacin.org/noticias.htm?x=6406