Friday, February 5, 2010

From the "Impunity is a Bitch" Department: El Tiempo

What do you get for kidnapping civilians, killing them in cold blood, and then passing them off as "terrorist" combat deaths? Well, if you're a Colombian soldier (implicated in the horrific "false positives" scandals of the past few years, you get performance clowns, aromatherapy treatments and large servings of roasted pig!

This is not a joke. And as President Barack Obama eyeballs renewed talks with Colombia about a bilateral Free Trade Agreement, which he mentioned briefly last week in his State of the Union speech, those of us concerned about human rights and justice should be alarmed about these latest developments in Colombia.

If you can read Spanish, check out this article in Colombia's daily of newspaper record, El Tiempo!

Enero 26 de 2010

Payasos, aromaterapia y lechona para los 46 militares sindicados de 'falsos positivos'

Ocurrió en una jornada 'cívico-militar', en la que participaron los familiares de los uniformados.

Los uniformados procesados por los 'falsos positivos' de Soacha, que quedaron libres por vencimiento de términos y que fueron confinados en la Escuela de Artillería, al sur de Bogotá, por orden del Ministerio de Defensa, fueron objeto de una jornada que incluyó orientación sicológica, payasos y almuerzo con lechona.

El encuentro, que fue programado por el Departamento de Derechos Humanos de las Fuerzas Militares, incluyó la presencia de las familias de los uniformados, algunas de las cuales fueron trasladadas desde diferentes zonas.

Los 46 hombres hacen parte del grupo de militares que recobró la libertad desde comienzos de este año y que, en tres tandas, fueron "confinados" por orden del Ministerio de Defensa y el Comando de las Fuerzas Militares, hasta que se aclare su situación jurídica. El evento arrancó a las 8:00 de la mañana con una misa a la que asistieron dos generales de la institución y posteriormente hubo una conferencia a cargo de varios sicólogos.

Hacia la media mañana, uniformados y familiares fueron separados: los militares fueron llevados a uno de los casinos, que estaba acondicionado con velas y aromatizantes. Allí, según contó una persona que estuvo en el evento, tuvieron una larga terapia de relajación y meditación.

Simultáneamente, las esposas, madres y hermanas de los uniformados recibieron tratamiento de 'spa' en el otro casino. Les hicieron mascarillas, masajes y tintes a cargo de una reconocida marca de belleza. Entre tanto, los niños quedaron a cargo de un grupo de payasos.

Malestar entre familias

EL TIEMPO habló con cinco de las familias que asistieron a la jornada y señalaron que los militares alcanzaron a ser enviados de vacaciones una vez se les ordenó la libertad, pero cuando el Ministerio dio la orden de confinarlos fueron devueltos a Bogotá inmediatamente.

"El general nos dijo que lamentaba nuestra situación y que estaba para respaldarnos a nosotros y a nuestros muchachos, pero que había que esperar el resultado de la justicia. Pero para nosotros esa fiesta que nos hicieron fue una bofetada", señaló la madre de uno de los militares.

Todos intentaron hablar con Padilla, pero una vez saludó a cada uno de los familiares abandonó la unidad militar. Ese mismo día cada uniformado recibió una ancheta con mercado y el tiquete de regreso a sus sitios de origen para sus familiares.

Consultado por este diario, el comando de las Fuerzas Militares confirmó la reunión e indicó que "la intención era que los familiares verificaran que los militares estaban en perfectas condiciones, y que para eso tuvieron acompañamiento sicológico".

COPYRIGHT © 2010 CEET Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


No comments: