Friday, December 26, 2008

Citizen's for Life (About the False Positives)

FROM THE WEBSITE OF Center for International Policy:

Here is a translation from Friday’s column in El Tiempo by former Colombian Finance Minister Rudolf Hommes. He is part of a group calling itself “Citizens for Life” who have posted an online Christmas card in solidarity with the victims of the Colombian military’s extrajudicial executions. The card is at www.nofalsospositivos.com.

Citizens for Life
By Rudolf Hommes

To judge by what stands out in the media, nothing other than money - like in the case of the pyramid schemes - or Uribe’s reelection seems to move the country. Cases keep appearing of murdered civilians who are classified as “false positives.” They kill the husband of an indigenous leader at 4:00 in the morning, when he is going to pick her up [at the airport after a trip to Geneva], and the discussion is limited to whether the civilian justice system, the UN or another authority should investigate the crime. The majority of our fellow citizens don’t seem concerned that Colombians, especially those with low incomes, young people in the large cities’ slums, union leaders, indigenous and campesino leaders cannot travel freely without fear of being killed, of being treated like suspects who tried to escape, or of having their bodies end up disguised, post mortem, as those of guerrillas.

The worst aspect of these repeated “false positives,” crimes that don’t even have anything to do with war and are committed with the purpose of inflating statistics that intend to measure the performance of those carrying out a security policy, is that the people who perpetrate those crimes feel supported by the bureaucracy, or even authorized by their superiors to carry them out. And in any case, society doesn’t pay much attention to these acts, even though they are an attack on society and against our youth. This situation is very similar to that described by the philosopher Hannah Arendt in her writings, particularly in her article about Eichmann’s trial in Israel, which caused the concept of the “banality of evil” to be popularized. It illustrates how common citizens, who in everything else follow laws and fear God and the State, are willing to commit acts of cruelty against other human beings, without pangs of conscience, when they believe that these acts have the support of a respected institution.

The publication of these articles coincided with a moving report in El Espectador about the mothers of the young men in Soacha who were killed so that their deaths could be registered as “false positives,” and the appearance in this daily of an article by Antanas Mockus [two-time mayor of Bogotá], who expressed alarm about the “undignified and unrestricted conversion of human beings into instruments to improve some statistics.” Mockus is concerned that, “as in times of German Fascism, human beings reduce other human beings to primary material for their will,” and this happens when society suffers from anomie, which is a “social situation that is produced when society inculcates (and celebrates) the achievement of results, without inculcating (or defending) at the same time respect for limits over the measures employed in the achievement of these results.”

At the end of the article, Mockus invites his readers to join together and act in support of life. He, Claudia López and I resolved to follow this recommendation and conceived the idea of publishing a Christmas card illustrated with a powerful photograph of Óscar Pérez - which eloquently expressed the pain of the mothers of Soacha and the dimension of the tragedy - to be massively distributed through different media. It invites readers to reflect on this situation during this Christmas, and to join in solidarity with the victims of this form of violence.

The response that this initiative has received has been very encouraging. It now counts with the support of numerous people of very diverse professional and political origins, among them distinguished columnists from this and other dailies, who have spontaneously congregated as Citizens for Life. Many of them had not fully realized the seriousness of what has been happening until we communicated the idea to them, and they reacted. The card is being distributed now through several media, and I hope that it might contribute to defeating indifference, so that the majority of Colombians might be Citizens for Life.

The Story of a Heroic Liberation, or another Frustrated Kidnapping

Greetings to all of you, from Bogotá, in this holiday season!

I hope you have had some time to share special moments with family and friends over the last several days, and have been able to reflect on the year that has past us by so quickly, with all its moments of triumph and difficulties, advances and setbacks, joys and tragedies. I send you warm regards and positive energies for the new year, and hope all of you confront the challenges before you with the vigor, energy and enthusiasm that has been so necessary for all of us over the last 12 months.

In this spirit,
I am sending you the inspiring testimony from the ACIN's Communication Team of the kidnapping by FARC of seven Nasa activists in Jambaló, Cauca, last November 26th (one month ago today). You may recall some of my earlier posts about this story. This is a story that must be shared far and wide, and is evidence once more of a people that will not bow down to the intransigence of a belligerent few, be they so-called legitimate actors financed by the powerful forces up north, or misdirected insurgents who are stuck on a false understanding of what revolutionary transformation is supposed to be about. In this story one finds the true revolutionaries, the truly democratic forces.

In the coming days, if my time permits, I will attempt to translate this message into English for those of you who do not read Spanish. For now, enjoy this message!

Peace,

MAMA

Crónica de una Liberación o de otro Secuestro Frustrado
12/23/2008
Autor: Tejido de Comunicación ACIN

En ese momento me sentí más orgullosa de ser Nasa, de ver la dignidad de mi pueblo y la resistencia que se camina no sólo desde la palabra, sino desde la acción, porque esa es la huella que nos han dejado nuestros mayores y es el camino que debemos seguir los pueblos y procesos que creemos en la libertad para construir otro mundo posible y necesario.

Los invitamos a leer la crónica del secuestro de los 7 funcionarios públicos realizado el pasado 26 de noviembre en Jambaló Cauca. La crónica está escrita en primera persona y está basada en el testimonio que dio una de las mujeres liberadas al Tejido de Comunicación y Relaciones Externas para la Verdad y la Vida-ACIN.

Era una tarde pesada. El frío que se sentía en Jambaló era más intenso que de costumbre, yo estaba en la oficina tratando de terminar de hacer los cheques de toda la nómina de la Alcaldía para poderme ir para Santander de Quilichao, ese miércoles 26 de noviembre que ocurrieron los hechos.

Estaba azarada porque pensé que no iba a terminar, a pesar de que había madrugado a adelantar trabajo. Mi preocupación era porque al día siguiente tenía una cita en Cali con el cirujano. A las 11:30 ya había dejado listos todos los cheques y estaba dispuesta a viajar. Estuve buscando transporte, pero no encontré. Afortunadamente doña Emilse Collo y don Edwin Embús –funcionarios públicos de la Alcaldía- iban para Popayán y ofrecieron llevarme. Entonces no me preocupé más por el transporte, pero me tocó esperar desde antes del medio día hasta las 5:00 p.m, mientras ellos terminaban sus labores para poderme ir. A esa hora ya estábamos todos montados en la camioneta y salimos de Jambaló por la vía que conduce a Silvia Cauca.

Éramos 5 los que acompañábamos a la pareja Collo Embús. Hammer Cuellar profesional de apoyo, Eumenia Orozco contadora, Dora Yeny Bolaños jefe de presupuesto, Luisa Fernanda Fraile tallerista de Corpoeducar y yo que soy la tesorera de la Alcaldía. Íbamos muy contentos y como siempre bromeando entre nosotros, en especial Hammer, el más joven de todos.

Habían pasado unos 15 minutos de recorrido, cuando entre risas escuchamos a don Edwin que dijo: Hijueputa la Guerrilla! Y disminuyó la velocidad. Yo de una miré para adelante, alcancé a ver unas piedras grandes en la carretera que no nos dejaban pasar y a varios hombres armados que se aproximaban hacia nosotros. Eran cuatro hombres vestidos con trajes de policía y estaban encapuchados. Tres de ellos tenían armas de corto alcance y uno portaba un fusil. Todos nos apuntaban de lado a lado.
-Necesitamos que nos lleven hasta más arriba!, asintió uno de los hombres en tono fuerte.
- Pero el cupo va lleno!, advirtió don Edwin con tono pausado.
- Se podrían ir en la parte de atrás!, les dije yo, en medio del susto de ese momento.
- ¿Saben qué?
, bájense y váyanse ustedes atrás!, ordenó el hombre y los demás procedieron a bajarnos del carro, nos quitaron los celulares, nos metieron en la parte de atrás y aseguraron la carpa.

Yo fui la última en bajarme de la camioneta. Cuando volteé a mirar hacia atrás doña Emilse venía con nosotros. En ese momento uno de los hombres le dijo que ella se podía quedar adelante, al igual que don Edwin. Se subieron los encapuchados y tomaron control de vehículo. Adelante uno manejaba y otro lo acompañaba y en la otra cabina iban don Edwin y doña Emilse con un hombre a cada lado. Nosotros nos quedamos sin palabras, sólo nos mirábamos unos a otros, mientras nos acurrucábamos en la parte de atrás. El carro arrancó a toda velocidad. Yo intentaba ver el paisaje entre los huecos de la carpa, pero la neblina que empezó a bajar me impedía saber por dónde íbamos.

Había pasado un largo rato de trayecto, a nosotros el silencio todavía nos tenía atrapados y a veces las miradas de temor se cruzaban. Los rostros empalidecidos seguían inclinados hacia abajo. Nos sorprendió que la camioneta frenara. Todos levantamos el rostro al sentir que se bajó uno de los hombres, abrió la carpa y nos dijo: Entreguen los celulares si quieren seguir vivos!
Le dije a este hombre que ya los habíamos entregado todos y él me esculcó el bolso. Afortunadamente no encontró nada
-Con el que tenga un celular no respondemos, porque aquí nos morimos todos. Más adelante los vamos a requisar y si les llegamos a encontrar algo, no respondemos!, replicó el hombre, cerró la carpa y se montó en el carro.

Yo estaba tranquila en comparación a los demás, que en ese momento se vieron más angustiados.
- Prima yo no entregué mi celular- en medio del susto le dijo Hammer a Dora Yeny
-¿Cómo así?, ¿Usted porqué no lo entregó?, le preguntó muy enojada
-Yo no escuché cuando los pidieron, ¿usted no vio que fui el primero en bajarme?, respondió el joven más nervioso que antes.
-¿Entonces porqué no lo entregó ahora que se lo pidieron?, continúo regañándolo su prima
-No lo hice porque me dio miedo, pero ya lo voy a botar- contestó desesperado
-No lo vaya a botar que lo pueden ver por el retrovisor- finalizó Dora Yeny.

El silencio nos volvió a invadir. No sé porqué me acordé que yo tenía otro celular viejito, metí la mano a mi bolso y lo encontré. Allí si me empecé a poner nerviosa, pues ya había escuchado la advertencia de esos hombres y no imaginaba lo que iba a pasar con nosotros si nos requisaban y encontraban los celulares. Empecé a buscarle escondedero sin tener éxito.
-Yo también tengo otro celular!- le susurré a Hammer al oído.
-Luzma también tiene un celular!- les dijo a todos
-¿Y ahora qué vamos a hacer?- preguntaron todos a punto de colapsar.

Empezó a oscurecer. Yo me las ingenié como pude, saqué la mano despacito y solté el celular apuntando a que cayera a la mitad de la carretera. Tenía miedo en ese momento, porque ellos nos podían ver por el retrovisor.
-Yo ya boté mi celular, le dije a Hammer
-Doña Luzma, por qué no me dijo para que hubiera botado el mío
-Ahora me lo pasa y apenas tenga la posibilidad lo boto- le dije para tranquilizarlo.
Al rato me pasó su celular. Yo lo tomé con cuidado, intenté botarlo y cuando ya estaba a punto de soltarlo, el carro frenó. Metí mi mano de una. Dos de los que iban adelante se bajaron a mirar las llantas de la camioneta y volvieron a arrancar. Apenas arrancaron, yo tiré el celular.

Íbamos muy rápido y ya no podía ver nada porque estaba nublado, hacía mucho frío y no teníamos ni idea hacia donde nos llevaban. La camioneta se quedó pegada en el barro varias veces. Llegamos donde había un derrumbe, allí nos hicieron bajar a todos. A don Edwin le ordenaron conducir mientras salía la camioneta del barro y a Hammer empujarla. Nosotras seguimos adelante vigiladas por el hombre que portaba el fusil, mientras los otros trataban de salir del derrumbe.

-Ojalá nos quedemos aquí pegados y no podamos avanzar más, pensaba don Edwin mientras aceleraba el carro bajo órdenes de los encapuchados. Al fin lograron sacar la camioneta, nos volvimos a montar y seguimos el camino.
Había pasado por lo menos media hora más, cuando disminuyeron la velocidad.
-Yo creo que nos llevan para el Huila!, susurró Hammer.
Yo miré por los huequitos y les dije que me parecía que íbamos pasando por Pioyá, porque alcancé a ver unas luces que me trajeron recuerdos de una vez que pasé por ese Resguardo. Al pasar ese caserío, aumentaron drásticamente la velocidad.
Los sobresaltos de la camioneta eran muy fuertes y claro, atrás se sentían peor. Era evidente el mal estado de la carretera. Yo iba muy incómoda y empezaba a sentir un calambre en el costado izquierdo, pues hacía tres semanas me habían hecho una cirugía. Yo solamente me encomendaba al alma de mi mamá para que no nos pasara nada y los demás le rezaban a cada santo de su devoción.

Cerca de las 7:30 p.m. llegamos a una casa. –Aquí hay una tienda, si quieren bajarse a comprar mecato, pueden hacerlo!. En ese instante, todos nos disponíamos a bajarnos, cuando escuchamos una voz fuerte que ordenó que solo se bajara uno y los demás debíamos permanecer allí, entonces se bajó Hammer a comprar mecato para todos.
Yo tenía ganas de orinar, le dije a uno de los hombres que nos dejara bajar. Era un joven con rasgos indígenas de unos 17 años aproximadamente, delgado y de mediana estatura. Él no me contestó, permaneció callado así como lo había hecho durante todo el trayecto, pero como yo tenía tantas ganas de orinar me fui cerca de un montecito con la funcionaria de Ministerio de Educación, allí orinamos y hablamos muy poco. Cuando salimos, vimos que un hombre salió casi del mismo lugar donde estábamos, nos asustamos un poco.

En la camioneta estaba doña Emilse, me acerqué y le dije que si quería orinar, ella tenía muchas ganas pero se las quería aguantar por el miedo que tenía. La convencí y así la acompañé a orinar. Al regresar a la camioneta le dijeron a la pareja Embús Collo que tenían que acompañarlos y que a nosotros nos devolvían para esperar el amanecer en otro sitio y encontrarnos todos a las 7:00 a.m para continuar el camino. Nos volvieron a montar atrás, pero esta vez dejaron a Hammer que se fuera adelante con el hombre que iba manejando. Cuando la camioneta arrancó yo no quise mirar atrás, porque el corazón se me encogió de solo saber que nos separaban y no sabíamos si nos volveríamos a ver.

-Si alguien nos para le dice que venimos de una reunión, le ordenó el hombre a Hammer.
-Mire, hay una señora que está recién operada, ¿será que la podemos pasar para adelante?, le preguntó el joven al conductor.
-No se preocupe que ya vamos a llegar. La vuelta se calentó y nos estamos devolviendo! Le respondió el bandido.
-Por favor no vaya tan rápido que yo tengo una hija, le decía Hammer en repetidas ocasiones al hombre.

No habían pasado 20 minutos cuando escuché el ruido de dos motos, alcancé a ver que dos hombres levantaban la mano para que el carro parara, le pegué fuerte al vidrio y le gritaba que parara. El avanzó dejando atrás a las motos, más adelante frenó de una y apagó la luz. –Muchachas, nos dejaron aquí tiradas- gritó Hammer, abrió la carpa y se metió allí con nosotros. Hammer no dejaba de temblar y todos quedamos nuevamente en silencio.

Llegaron los hombres de las motos.
-¿Ustedes quienes son, de dónde vienen?, preguntó uno de ellos
Nosotros estábamos inmóviles y mudos
Nos preguntaron dos veces, pero nosotros teníamos miedo de responder, estábamos con los oídos tapados y sólo esperábamos que empezaran a disparar.
-¿Ustedes son de Jambaló?, preguntó otro hombre y allí sentí que volvimos a vivir.
-Si. Nosotros somos de Jambaló, respondí de inmediato
-Nosotros somos del Cabildo y venimos a rescatarlos, replicó uno de los hombres

Cuando escuché que eran del Cabildo, sentí mucha tranquilidad y confianza. Mientras salíamos de allí escuchaba gritos fuertes, voces de mujeres, de niños, de jóvenes y de ancianos que hablaban en Nasayuwe. Sentí que se venía como una ola de gente sobre nosotros.
-¿El Chofer dónde está?, preguntó un guardia indígena
-El Chofer desapareció, a nosotros nos trajeron hasta aquí y no sabemos para dónde nos llevaban, respondió Hammer
-Si son de Jambaló por favor identifíquense, nos replicó de nuevo, mientras susurraba que esto podía ser una coartada de los bandidos o que uno de ellos podría estar allí, porque era muy raro que el chofer no estuviera. Entonces mostré el carnet.
Los demás compañeros no paraban de llorar, tenían los nervios de punta. En ese momento llegó una mujer con una tina pequeña de agua panela caliente con limoncillo para ofrecernos.

Nos bajamos y empezó a llegar mucha gente, eran por lo menos unas 400 personas las que nos rodeaban, nos miraban de arriba abajo y muchos nos decían que nos tranquilizáramos que nos iban a llevar a la sede del Cabildo de Pioyá. Allí la gente que llegó organizó dos comisiones, una para llevarnos de regreso al Cabildo y otras para ir tras la pareja Collo Embús que esos hombres se habían llevado montaña arriba.
-Doña Emilse y don Edwin no deben ir tan lejos, porque hace poco nos separaron y ellos tienen que ir cerca de la tienda, doña Emilse está enferma y no puede caminar tan rápido, le dije a la guardia que estaba allí. Mientras yo daba la información una de las compañeras que estaba muy afectada me advertía que no lo hiciera. Yo le dije que no desconfiara, porque eran del Cabildo y antes debíamos colaborar para que los encontraran pronto.

Yo que era la más tranquila y que ayudé a mantener la calma del grupo, me descompuse totalmente cuando en el camino me encontré con un compañero de Jambaló y me dijo: Gracias a Dios que está bien, no se preocupe doña Luzma que ya vienen en camino sus hijos. En ese instante sentí un gran nudo en la garganta y en el alma, porque pensé en lo que hubiera pasado con mi familia si la comunidad no nos hubiera rescatado. Solté en llanto y no me podía controlar, era tan duro pensar en ellos y más cuando imaginé cómo se sentirían las familias de los secuestrados que llevan años de cautiverio en comparación a lo que sentimos en tan sólo unas horas que perdí mi libertad.

Cerca de la media noche llegamos a la sede del Cabildo de Pioyá en compañía de comuneros y comuneras. Allá nos estaba esperando más gente, que nos daba la mano y se alegraba de sabernos sanos y salvos. No habían pasado 15 minutos, cuando llegaron mis tres hijos y mi excompañero ansiosos de verme. Me abrazaron fuertemente y nos sentamos a hablar de todo lo que había pasado. Media hora después nos informaron que el Cabildo y la Guardia Indígena estaban a punto de lograr el rescate de los compañeros.

Para mi fue muy conmovedor ver los gestos de solidaridad y unidad de la gente. Porque no sólo fueron los guardias indígenas los que salieron a nuestra búsqueda, sino toda la comunidad. Las mujeres y hombres mayores, las y los jóvenes y hasta los niños. Vi a varios niños entre 7 y 9 años descalzos, con los pies llenos de barro, con los pantalones remangados, su camisa bien puesta, su capisayo (chaleco elaborado con lana de oveja) y su sombrero de paja. Hablaban en Nasayuwe y cada uno llevaba una cauchera, seguramente para la hora del rescate. En ese momento me sentí más orgullosa de ser Nasa, de ver la dignidad de mi pueblo y la resistencia que se camina no sólo desde la palabra, sino desde la acción, porque esa es la huella que nos han dejado nuestros mayores y es el camino que debemos seguir los pueblos y procesos que creemos en la libertad para construir otro mundo posible y necesario.

A las 12:30 nos dijeron que ya Emilse y Edwin estaban en manos del Cabildo, que los habían rescatado sanos y salvos y que los llevaban para la sede. Me sentí más tranquila, aunque desde que nos encontraron a nosotros ya sentía un gran alivio al saber que la guardia indígena y el Cabildo estaban al tanto de todo. Lo que en realidad me preocupaba era que los secuestradores fueran a tomar decisiones drásticas al ver fracasados sus planes.

Seguíamos esperando su llegada con la comunidad atenta a la comunicación que se hacía a través de los radioteléfonos, porque en Pioyá no hay líneas telefónicas y en algunas partes hay señal de celular, pero funciona esporádicamente.
Al fin a las 2:30 de la madrugada llegó la pareja resguardada por decenas de personas. Ellos al igual que nosotros, llegaron embarrados, sucios y muy asustados, pero en el fondo, tranquilos porque sabían que estaban en manos de las autoridades indígenas. A esa misma hora empezó la Asamblea con la gente allí presente.

“No entiendo el actuar de esa gente que dice estar con el pueblo. Bandidos que generan zozobra en nuestras comunidades
”, manifestó el Gobernador Indígena de Jambaló, Cauca, al empezar las intervenciones en la asamblea. La idea era hacer un informe de lo que había sucedido y decidir colectivamente lo que harían en la mañana. “Agradecerle a la comunidad de Pioyá, Pitayó, Munchique, La Aguada, Solapa, Chimicueto, El Epiro y La Ovejera que por su rápida y oportuna intervención, lograron la libertad de todos los funcionarios. Una vez más demostramos que nuestra lucha es por la paz y por vivir en armonía”, ratificó el Gobernador ante decenas de comuneros y comuneras que estaban allí presentes.

“En nombre de mis compañeros agradecemos la solidaridad, amistad y respaldo de ustedes”, fueron las únicas palabras que logró balbucear, Eumenia Orozco, en medio de las lágrimas y sollozos. “Llegaron los indios, llegó el cabildo, dejémoslos ir, dijeron los que nos tenían allí. Una comunidad unida es una fuerza. Que viva el Movimiento Indígena!”, complementó Edwin Embús.
Enseguida le dieron la palabra a las personas que participaron en el rescate para que informaran los hechos. “Un compañero del Colegio de Jambaló vio el carro parado en la vereda la Ovejera, le pareció sospechoso ver hombres vestidos de verde y se comunicó con nosotros. Averiguamos por donde habían visto el carro y así actuamos con el apoyo de la Guardia Indígena”, declaro el Alcalde Mayor del Cabildo de Pitayó.

“No estamos de acuerdo con esto. Nosotros llevamos del bulto, tenemos mala imagen por culpa de esas personas. Una vez más rechazamos estas fechorías en nuestro territorio, queremos vivir en paz.”
, señaló uno de los guardias indígenas. “Antes teníamos la tranquilidad de pasar en nuestros territorios. No se qué pretenden estos actores armados que son ajenos a nuestro proceso”, continúo Daniel Marino, secretario de Gobierno del municipio de Jambaló.

Todos esos testimonios y palabras del alma de una comunidad empobrecida pero digna y luchadora, se quedaron para siempre en mi memoria y en mi corazón, porque no es la primera vez que ocurre una cosa como éstas. Las comunidades siempre han defendido su posición de autonomía y por eso hemos perdido a muchos líderes como al compañero Cristóbal Secue, asesinado por las FARC en el 2001 y a cientos más desaparecidos, torturados y asesinados por la fuerza pública y los paramilitares.

“Los indígenas no estamos con la guerrilla, si estuviéramos con ellos no pasaría esto en la comunidad. Agradezco a la comunidad y a las mujeres que apoyaron todo esto. Cuando la comunidad se levanta no pueden hacer nada para pararnos. La agresión de los actores armados nos afecta, pero debemos trabajar y hacerle frente a la vida. Sin utilizar armas. La fuerza y el pensamiento es suficiente para que los actores armados entiendan que no queremos la guerra”
. Asintió otro comunero en la asamblea, mientras un joven indígena pidió la palabra para hacer su intervención.

“No somos terroristas, no somos narcotraficantes, no somos guerrilleros. Con estos indígenas no juega nadie, nosotros estamos vivos peleando contra todos los actores armados. Seguimos en pie de resistencia con la fortaleza que nos dan nuestros espíritus para seguir nuestro camino”
, vociferó el joven del Resguardo de Pioyá. “Agradecerle a la emisora de Pioyá que movilizó a toda la comunidad, nadie se quedó en la casa, todos salimos a colaborar guiándonos por la radio. Nosotros no reconocemos a nadie que ande con armas, nosotros somos las autoridades legítimas con nuestros bastones en este territorio.”, puntualizó otro comunero en Pioyá.

Por último decidieron que a las 9:00 de la mañana nos entregarían oficialmente a la Alcaldía de Jambaló y a las autoridades indígenas, en una audiencia pública. Para esto llamaron a los medios de comunicación y a las autoridades locales para que fueran testigos de este nuevo acto de resistencia pacífica y de conciencia colectiva en Pioyá. Puesto que como ellos mismos dijeron, no es la primera vez que actúan de esta manera. Ya antes se habían presentado casos como el rescate del ciudadano suizo, el rescate del helicóptero con sus tripulantes, el retiro de minas antipersona del territorio, la erradicación de cultivos ilícitos y ahora el rescate de nosotros.

Todas éstas muestras fehacientes de claridad política, de posición de autonomía, de unidad, de solidaridad y de oposición contundente a la lucha armada, así como lo aseguraron las autoridades indígenas de Pitayó, Jambaló y Pioyá en comunicado abierto a la opinión pública que ratificaba su rechazo total tanto a la fuerza pública que fabrica falsos positivos contra el pueblo como a las Farc que dicen estar con el pueblo, mientras secuestran al mismo pueblo. Al terminar la audiencia regresamos a Jambaló para que los The Walas nos armonizaran el cuerpo para poder regresar más tranquilos y seguros a nuestros hogares.

Leer texto de captura y remedio aplicado a los secuestradores.

Sentencia: la justicia de los pueblos para un nuevo país
http://www.nasaacin.org/noticias.htm?x=9280

Wednesday, December 24, 2008

Uribe’s Democratic Security Policy is Responsible for the Death of Edwin Legarda

Uribe’s Democratic Security Policy is Responsible for the Death of Edwin Legarda

20th December

(ENGLISH TRANSLATION OF MISSIVE PUT OUT BY CRIC LAST WEEK)

Author: Indigenous Regional Council of Cauca (CRIC)

Institutional commitment to refute the version that the deceased, Edwin Legarda, had ignored a military roadblock.


The Indigenous Regional Council of Cauca, CRIC, with respect to the attack in which José Edwin Legarda, husband of the Chief Council of CRIC, Aida Quilcue, was killed last December 16th, makes the following clarifications:

The death of the husband of the Chief Council of CRIC cannot be interpreted as an isolated event. Rather, it is part of a chain of murders, persecution, illegal judicial proceedings and displacement that the indigenous communities are sustaining and in which the State participates by action, omission and permission.

These repeated human rights violations against the indigenous communities are a consequence of President Álvaro Uribe Vélez’s “democratic security” policy.

The evidence gathered at the scene of the attack makes it clear that the presidential version of events, that there was an error in the signals of the military blockade, or that Edwin Legarda drove past the military roadblock, is false. First, there are traces which indicate that the soldiers were in the trenches for several hours stretched out over 800m, waiting for the car. Secondly around the time of the attack, various vehicles were on route to a meeting of the Togoima committee that was going to take place the same day, and at which the Chief Council of CRIC, Aida Quilcue Vivas, was planning on attending, and yet the military group present did not summon any of the other vehicles to stop. Thirdly in the document signed by the General Leonardo Barrero of the 19th Brigade of the Army and the Indigenous authorities, the General committed himself to refute the version that "the deceased, Edwin Legarda, had ignored a military roadblock."

This attack was aimed at the Chief Council of CRIC, particularly Aida Quilcué Vivas, who should have passed by the site at the time of the attack on route to the meeting in Togoima, Páez municipality, if she had not been delayed.

Furthermore, the military unit implicated in the attack was not able to explain two guns that were present at the scene without a soldier specifically assigned to them. The indigenous authorities take this as an indication that they planned to plant false evidence after the attack.

In the first version of events, the Commanding officer of the patrolling military in the presence of the indigenous authorities said that there had been gunfire emanating from the CRIC vehicle. This version was later changed, and he said that Mr. Legarda had drove past a military roadblock, and finally admitted that it was related to a military error.

Edwin Legarda managed to escape from the attack, despite his fatal wounds, and thus avoided being set-up with the two guns that were in the possession of the military without explanation; a situation that would have put in doubt the civility of our resistance and the transparency of our organization.

President Álvaro Uribe’s speeches, justifying the military action where the husband of the Chief Council of CRIC died, is nothing more than another hoax in order to blur this State crime and justify the continuation of the policy of exterminating the indigenous communities.

In spite of the multiple threats and attacks against the indigenous authorities and CRIC members, the Colombian state has not taken any measures to protect the physical and moral integrity of our leaders. Indeed, it has been quite the opposite. It appears that the government is using its political influence to avoid that the Inter-American Commission for Human Rights enacts the precautionary measures requested by different human rights organizations in defense of our organizational processes.

Finally we appeal to the international community, especially human rights organizations, to pay attention to the development of national policies in opposition to indigenous communities, given that our protests are stigmatized and criminalized, thereby putting our processes, traditional authorities, organizational personnel, indigenous leaders, and communities at high risk.

Consequently, we express that what happens to our people and our organizational processes is the responsibility of Colombian state.

Popayán, 19th December 2008.
Indigenous Regional Council of Cauca - CRIC

Tuesday, December 23, 2008

Política de Seguridad Democrática de Uribe Asesinó a Edwin Legarda

CRIC Article: Democratic Security Strategy of President Uribe killed Edwin Legarda

La muerte del Esposo de la consejera Mayor del CRIC, no puede interpretarse como un hecho aislado, sino como parte de la cadena de homicidios, persecuciones, judicializaciones ilegales y desplazamientos que vienen sufriendo las comunidades indígenas del Cauca y de Colombia, donde el Estado participa por acción, omisión y permisión.

COMPROMISO INSTITUCIONAL DE DESMENTIR LA VERSIÓN QUE EL FALLECIDO EDWIN LEGARDA HABIA HECHO CASO OMISO A UN RETEN MILITAR

El Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC, con respecto al atentado donde falleció el compañero José Edwin Legarda, esposo de la Consejera Mayor Aida Quilcue, hace las siguientes precisiones:

La muerte del Esposo de la consejera Mayor del CRIC, no puede interpretarse como un hecho aislado, sino como parte de la cadena de homicidios, persecuciones, judicializaciones ilegales y desplazamientos que vienen sufriendo las comunidades indígenas del Cauca y de Colombia, donde el Estado participa por acción, omisión y permisión.

Que ésta reiterada violación de derechos humanos contra los pueblos indígenas es efecto de la política de seguridad democrática del presidente Álvaro Uribe Vélez.

Que de acuerdo con las pruebas recaudadas, en el lugar del atentado, queda claro que es falsa la versión presidencial sobre la existencia de un error de señalización o que el compañero Edwin Legarda se haya pasado un reten militar, primero porque los rastros dan señal que los soldados estuvieron varias horas atrincherados en un trayecto de 800 metros esperando el carro;
segundo porque a esa hora pasaron varios vehículos que viajaban a una reunión en la mesa de Togoima que se efectuaría ese mismo día y a la cual asistiría la consejera Mayor del CRIC AIDA QUILCUE VIVAS, vehículos a quienes en ningún momento requirió el grupo del ejército que se encontraba en la zona y tercero porque en documento firmado conjuntamente por el General Leonardo Barrero, comandante de la Vigésima Novena Brigada del ejército y las autoridades Indígenas, el primero se comprometió a desmentir la versión que “el fallecido Edwin Legarda había hecho caso omiso a un reten militar”.

Que el atentado estaba dirigido contra la Consejería Mayor del CRIC, en especial contra AIDA QUILCUE VIVAS, quien de no haberse retrasado, debería haber pasado por el sitio a la hora del atentado en su viaje a la Mesa de Togoima, situada en el municipio de Páez.

Que igualmente el grupo militar no supo explicar la posesión de dos fusiles que estaban en el campamento sin un militar asignado para ellos, lo que las autoridades indígenas toman como un indicio de que se intentaba hacer un montaje posteriormente al atentado.

Que en la primera versión el comandante de la patrulla militar, ante las autoridades indígenas, dijo que desde el carro del CRIC le habían hecho ráfagas de fusil, versión que luego cambió diciendo que el señor Legarda había pasado un reten militar, admitiendo finalmente que se trató de un error militar.

Que el comunero Edwin Legarda logró escapar gravemente herido del atentado, evitando así la realización un montaje con los dos fusiles que estando en posesión de los militares no se supo explicar su pertenencia; situación que de haberse concretado hoy tendría en entre dicho la civilidad de nuestra resistencia y la transparencia de nuestra organización.

Que las alocuciones del presidente Álvaro Uribe justificando la acción militar donde se asesinó al esposo de la consejera Mayor del CRIC, no es más que otra patraña para desdibujar este crimen de Estado y justificar la continuación de su política de aniquilamiento de los pueblos indígenas.

Que a pesar de las múltiples amenazas y atentados contra autoridades indígenas y miembros del CRIC, el Estado colombiano no ha tomado medidas para proteger la integridad física y moral de nuestros líderes, por el contrario, al parecer, el gobierno está utilizando su influencia política para evitar que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dicte las medidas cautelares solicitadas por diferentes organismos protectores de los derechos humanos en defensa de nuestros procesos organizativos.

Finalmente hacemos un llamado a la comunidad internacional, en especial a los organismos de derechos humanos, para que estén atentos a los desarrollos de las políticas nacionales frente a pueblos indígenas; debido a que nuestra protesta está siendo estigmatizada y criminalizada lo cual coloca en alto riesgo nuestros procesos, autoridades tradicionales, personal de la organización, líderes indígenas y comunidades. En consecuencia expresamos que la responsabilidad de lo que suceda a nuestra gente y procesos organizativos es del Estado colombiano.

Popayán, 19 de diciembre de 2008.
CONSEJO REGIONAL INDIGENA DEL CAUCA -CRIC

Listado General de Noticias

Saturday, December 20, 2008

Muerte a balazos de esposo de líder indígena genera indignación en GinebraA

A report from AFP on the reaction in Geneva to the assassination of Edwin Legarda of CRIC (posted initially on ACIN's website)

12/19/2008; Autor: Agence France-Presse

La muerte a balazos por el ejército colombiano del esposo de una líder indígena que la semana pasada denunció a Bogotá ante el Consejo de Derechos Humanos de Ginebra provocó indignación entre organizaciones no gubernamentales en esta ciudad.

Edwin Legarda, 28 años, marido de Aida Quilcué, máxima autoridad del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), se desplazaba el martes en un vehículo por el municipio de Totoró (suroeste de Colombia) cuando, según la versión oficial, fue tiroteado porque no atendió una orden de pare en un retén del Ejército.

Julie Gromellon, de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) expresó su "condena por este asesinato cometido por los militares, que consideramos tiene un vínculo directo con las denuncias formuladas por Aida Quilcué en el Palacio de las Naciones de Ginebra la semana pasada, en el marco del Examen Peródico Universal".

Aida Quilcué "había denunciado ejecuciones perpetradas contra las comunidades indigenas y en particular contra sus dirigentes", recalcó Julie Gromellon.

"Cada vez que ocurre algo como lo sucedido durante el Examen Periódico Universal de Colombia, hay una reacción de este tipo, lo cual demuestra la indiferencia del gobierno colombiano sobre lo que le viene pidiendo la comunidad internacional", declaró Eric Sottas, Secretario General de la Organización Mundial contra la Tortura (OMCT).

"El gobierno colombiano se dice impactado por estas cosas, pero todo sigue igual", agregó Sottas, quien recordó el caso del abogado colombiano Eduardo Umaña Mendoza, asesinado en su país luego de intervenir en Ginebra durante las sesiones de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU hace una década.

"El examen que acaba de pasar Colombia en Ginebra es un test para ver si pueden frenarse las violaciones graves de los derechos humanos; alli los atentados son selectivos, como el que ha cobrado la vida de Edwin Legarda, no es como en Irak que ponen bombas", precisó Sottas.
"Es escandaloso lo que ha pasado. Muestra los limites del ejercicio del Examen Periodico Universal. No me sorprende que este atentado venga luego del ataque contra las ONGs del vice presidente de Colombia, Francisco Santos durante el debate de Ginebra", acotó Adrien-Claude Zöller, presidente de "Ginebra por los derechos humanos", que dirige programas de formacion para las ONG que intervienen en Naciones Unidas.

La Comision Internacional de Juristas se declaró "indignada": "es un crimen que se suma a la larga lista de ataques contra las poblaciones indigenas, cometidos con total impunidad", subrayó Federico Andreu de esa ONG.

"Una vez mas, el homicidio de Edwin Legarda expone a la luz pública los homicidios de civiles a manos de las fuerzas de seguridad y la precaria situación de seguridad en la que se encuentran las comunidades indigenas en Colombia", indicó Patrizia Scannella, representante adjunta de Amnistia Internacional en Ginebra.

"El sistema de justicia civil debe llevar a cabo una investigacion inmediata, exhaustiva e imparcial sobre este homicidio", subrayó Scannella.

"El gobierno de Colombia asumió hace unos dias en Ginebra el compromiso voluntario de tomar todas las medidas necesarias para prevenir las ejecuciones extrajudiciales y proteger a las comunidades indigenas y afrocolombianas, de las que forma parte Aida Quilcué", recordó Roland Chauville, de UPR-Info.org, una ONG que da seguimiento al Examen Periódico Universal (EPU).

El Ministerio de Defensa de Colombia "lamentó" la muerte e informó que pidió investigar el caso a la oficina en Colombia de la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Segun el ministerio no hay "suficiente claridad sobre cómo ocurrieron los hechos".

Friday, December 19, 2008

Un día más de infamia en Colombia

Asesinato de Edwin Legarda Vázquez No Se Puede Quedar en la Impunidad

Por Mario Alfonso Murillo (Bogotá, Colombia)

Cada año, el 16 de diciembre es una ocasión de celebración en Colombia y en todo el continente. Es el primer día de la Novena, la fiesta navideña donde las familias en todo el país se reunen con oraciones y canciones tradicionales.

Pero este 16 de diciembre no era un día de celebración para la consejera indígena Aida Quilcué y su familia. Una vez mas, la fecha marcó un momento trágico, caracterizado por violencia y terror para las comunidades indígenas del Cauca y de todo Colombia.

El martes pasado, como a las 4:00 de la madrugada, en la carretera entre el resguardo Inzá, Tierradentro y Totoró, territorio indígena, la camioneta official del Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC, fue disparada por lo menos 19 veces por una columna de la Tercera Brigada del Ejército Colombiano, matando al conductor del vehículo, Edwin Legarda Vázquez, el esposo de Aida Quilcué. Quilcué es la consejera mayor del CRIC, una indígena Nasa que en los últimos meses ha sido una de las representantes más visíbles de la Minga Indígena y Popular, la movilización nacional que comenzó el 12 de octubre y duró más de seis semanas, culminando con una marcha masiva en Bogotá el pasado 21 de noviembre.

Tres balas penetraron en el cuerpo de Legarda, quien no sobrevivió la cirugía de emergencia en el hospital San José en Popayán, la capital departamental.

Casi todos los líderes del CRIC y del movimiento indígena están convencidos que las balas fueron reservadas para su esposa, quien en ese momento estaba regresando de Ginebra donde asistió las sesiones sobre Colombia en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. Por eso no estaba en el carro cuando ocurrió el ataque de la fuerza pública.

Ernesto Parafán, abogado del CRIC, lo caracterizó como un ataque directamente al CRIC, y específicamente, un atentado en contra de la vida de Quilcué. Según varios informes del movimiento indígena, ella y otros líderes de la Minga Popular han recibido muchas amenazas de muerte en los últimos meses, sobre todo por su labor organizando la gran protesta que cautivó la atención de la opinion pública nacional e internacional. El gobierno rechaza esa acusación.

El general Justo Eliceo Peña, comandante de la Tercera Brigada en el Cauca, confirmó que sus soldados sí dispararon al carro del CRIC, un vehículo bastante reconocido en la zona por sus ventanas ahumadas y sus viajes constantes con los dirigentes del CRIC, una de las organizaciones sociales más importantes del país. Según el general, los soldados dispararon porque Legarda no paró en un retén militar en la área. El Ministro de defensa, Juan Manuel Santos, expresó su remordimiento por el ataque, categorizándolo de “error.”

Pero el movimiento indígena no está aceptando estas palabras tan fáciles, y está reclamando una investigación profunda e independiente sobre el acontecimiento, sobre todo por las amenazas constantes que ha habido en los últimos meses contra Quilcué y otros dirigentes.


La Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, ACIN, comentó en su página del internet que la zona donde le dispararon y mataron a Legarda, es cerca de una finca donde hay “presencia permanente de tropas del ejército Nacional,” y que sería muy difícil creer que los soldados no reconocieron el vehículo como uno del CRIC.

El CRIC quiere asegurar que este “acto no se quede en la impunidad” como ha ocurrido en tantos otros casos en el pasado.

Considerando la larga historia de las investigaciones vagas del gobierno sobre asesinatos en contra de líderes indígenas y del movimiento en general, hay bastantes razones para estar inquieto y preocupado. El evento trágico del martes pasado coincidó con el diez y sieteavo anivesario de unos de los episodios más brutales en la historia violenta en contra de los indígenas en Colombia, y también de uno de los actos mas reprehensibles de engaños de parte de actores del estado frente al público.

El 16 de diciembre de 1991, 20 indígenas de la comunidad Huellas-Caloto, incluyendo a 5 mujeres y 4 niños, fueron masacrados en la hacienda El Nilo en el norte del Cauca. Unos 60 asesinos encapuchados entraron a la hacienda y abrieron fuego. Los primeros informes sobre los actos indicaban que los actores eran narcotraficantes que querían las tierras para cultivar amapola. Pero en poco tiempo se aclaró que era mucho más complicado que simplemente unos narcos cometiendo delitos.

Los asesinatos ocurrieron después de un patron de amenazas y hostigamientos constantes en contra de la comunidad, de parte de hombres trabajando al servicio de unos terratenientes locales con el apoyo y la colaboración directa de la policía. Estaban enfrentando la lucha de recuperación de tierras que la comunidad indígena estaba desarrollando en ese momento en la zona. Fue una massacre anunciada.

La oficina del Procurador General de la Nación reveló evidencias que involucran directamente a miembros de la Policia Nacional en la massacre, antes, durante y después de los hechos. Según las investigaciones, éstos estaban trabajando en colaboración con narcotraficantes y terratenientes a lo largo del municipio de Santander de Quilichao. Estos criminals no estaban contentos con el trabajo organizativo de las comunidades,y sobre todo del CRIC.

La Corte Inter-Americana de derechos humanos estableció que el estado Colombiano tenía responsabilidad en este acto, y por eso, recomendó que el gobierno debía devolver más de 15,000 hectáreas de tierra a las familias de las víctimas de la massacre como acto de reparación. Hasta la actual fecha, sólo una porción reducida ha sido devuelta a las comunidades de Huellas, a pesar de una serie de promesas de varios gobiernos desde el 1998.

El asunto de la recuperación de las tierras en el Norte del Cauca sigue siendo uno de los puntos más complicados entre el gobierno de Presidente Alvaro Uribe Velez, y el Movimiento Indígena. En los últimos 17 años, esa lucha por las tierras ha sido el enfoque de muchas movilizaciones, incluyendo la Minga Popular de este año.

Los organizadores de la Minga, incluyendo Aida Quilcué, dicen que la posición de incumplimiento del gobierno acerca de este tema de las reparaciones para las víctimas de la massacre de Nilo es un ejemplo más de una política muy profunda de enfrentar al Movimiento Indígena y así aminorar su capacidad de movilización. El tema de las tierras es sólo uno de cinco temas de la agenda política de la Minga Popular. Actualmente, la Minga está planteando al pueblo Colombiano su oposición al TLC con EEUU, las contra-reformas y leyes aprobadas en este gobierno, que según el Movimiento, estan despojando a las comunidades de sus territorios, y la política de Seguridad Democrática de Presidente Uribe. Mientras que Uribe dice que esta política ha sido exitosa para enfrentar a la guerilla de las FARC, el Movimiento Indígena argumenta que resulta más en ataques de parte de agentes del estado como el que tomó la vida de Edwin Legarda Vázquez en la madrugada el 16 de diciembre.

Aida Quilcué ha sido una de las voces más eloquentes en la promoción de la agenda de la Minga y en la oposición al actual gobierno. Será que el CRIC está concluyendo mal que esas balas eran dirigidas a ella? Y más importante, irá a haber justicia en este último caso de violencia en contra del pueblo Nasa en Colombia? o es que les va tocar esperar y esperar, como lo que sigue pasando con el caso del Nilo?

Mario Alfonso Murillo es Professor Asociado de la Universidad Hofstra en Nueva York y periodista actualmente basado en Bogotá, Colombia.
*******************************************************************************
El crimen del comunero indígena Edwin Legarda en Inzá, departamento del Cauca, es un crimen de Estado

Autor: Alexander López Maya

En mi condición de Senador de la República y Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Senado de la República , denuncio ante la opinión pública internacional y nacional y ante el Congreso de Colombia, la ejecución extrajudicial del ciudadano y comunero indígena, Edwin Legarda en la madrugada del día de hoy, en la vía Inza - Totoro, a la altura de la Finca San Miguel, de propiedad del Señor Bolívar Manquillo, en la vereda Gabriel López del municipio de Totoró, departamento del Cauca.

La víctima fue abaleada, según lo han denunciado las organizaciones indígenas del departamento del Cauca, por tropas del Ejército Nacional, adscritas a la 3ra Brigada, que operaban en el área y que dispararon de manera repetida con armamento de guerra en contra del vehículo en que se movilizaba Edwin Legarda.

El operativo oficial que dejó como saldo al comunero indígena muerto por medio de 17 impactos de arma de fuego sobre el vehículo emboscado configura un atentado criminal más, en contra de la dirigencia indígena del Cauca, precisamente en el 17 aniversario de la masacre de 20 comuneros en la Hacienda del Nilo, en Caloto, Cauca.

Hecho trágico que compromete de manera directa, la responsabilidad del Gobierno Nacional, en el manejo del orden público en esta zona del país y su política para el tratamiento del conflicto con las comunidades indígenas, el cual se ha visto ensombrecido en el último periodo por amenazas reiteradas, abusos permanentes de la Fuerza Pública , persecuciones de tipo judicial y violaciones reiteradas de los derechos humanos en un creciente espiral de militarización, paramilitarización y agresión hacia los territorios y jurisdicciónes indígenas por parte del Gobierno Nacional.

En este sentido, exijo una respuesta oficial inmediata a las comunidades indígenas del norte del Cauca , por parte del Presidente de la República , Dr. Álvaro Uribe Vélez, en su calidad de Comandante General de las Fuerzas Militares. El Presidente no solamente debe encabezar las acciones que conduzcan a iniciar todas las investigaciones de carácter interno, disciplinario y penal con ocasión de los hechos, sino que además debe pedir disculpas a las comunidades indígenas, al Consejo Regional Indígena, a la consejera mayor y esposa de la víctima, Aída Quilcué, quien es una destacada dirigente de la Minga indígena, la cual ha sido amenazada en múltiples ocasiones; y en su nombre al país entero, a nombre del Estado colombiano, por este nuevo hecho de agresión, irrespeto y vulneración de los derechos fundamentales a la vida y la soberanía de los pueblos indígenas y del orden constitucional, en cabeza de las tropas del Ejército Nacional, bajo su mando.

Solicitamos garantías a todo el movimiento indígena colombiano y el respeto a su autonomía. Así mismo, se solicita que los responsables de este hecho sean puestos en manos de la justicia ordinaria.

Es necesario que el Presidente Uribe defina cuál es la política en torno al movimiento indígena colombiano, cuando lo único que reciben estas comunidades son agresiones, persecución y no atención a las demandas de estas comunidades.

De la misma manera, el Presidente de la República, debe comprometerse públicamente a cesar la represión y la campaña de persecución en contra del movimiento indígena del departamento del Cauca y del país.

Firmado.

Alexander López Maya
Presidente
Comisión de Derechos Humanos del Senado de la República

Tuesday, December 16, 2008

A Day That Will Live in Infamy (Once Again)

Army's Killing of CRIC Member Tragically Marks 17th Anniversary of Nilo Massacre

Episode Coincides with Latest Act of Sabotage Against Nasa Community Radio Station in Northern Cauca


By Mario A. Murillo (Bogotá, Colombia)

December 16th is supposed to be a special day for most Colombians.

It’s the day that marks the start of what is called “La Novena,” the traditional nine-day countdown to Christmas.

For families around the country, rich and poor, urban and rural, “Las Novenas” are supposed to be a time of celebration, ritual gatherings with friends and loved ones. They are filled with community sing-alongs, of old-school holiday songs that take just about everybody back to their childhood.

But this December 16th will not be one of joy for Aida Quilcué and her family. Indeed, December 16th is once again being marked as a day of violence and terror for the indigenous communities of Cauca, and for the entire country.

This morning, at about 4:00am, on the road between Inzá, Tierradentro, and Totoró, on indigenous territory, the official car of the Regional Indigenous Council of Cauca, CRIC, was shot at 19 times by a column of the Third Division of the Army, fatally wounding the driver, Edwin Legarda Vázquez, Quilcué’s husband. Quilcué is the Chief Counsel of CRIC, and one of the most visible leaders of the recent Indigenous and Popular Minga that began on October 11th, culminating in a massive march and rally in downtown Bogotá on November 21st.

Three bullets penetrated Legarda, who did not survive the emergency surgery he was given after being rushed to San José Hospital in Popayán, the departmental capital.

But most people close to CRIC believe the bullets were really meant for his wife, who apparently was just returning from Geneva where she had been participating in the United Nations Human Rights Commission sessions on Colombia. She was not in the car when the attack occurred.

Ernesto Parafán, the lawyer for CRIC, believes it was a deliberate act committed against the organization, and specifically an attempt on Quilcués life by the government’s security apparatus. According to the indigenous leadership, Quilcué, along with other prominent leaders, has received numerous death threats in recent months, especially during the six weeks of mobilization and protests that captured the attention of both national and international public opinion.

General Justo Eliceo Peña, commander of the Army’s Third Division in Cauca, acknowledged on Caracol Radio that various members of the Army did indeed fire at CRIC’s car, a vehicle recognized throughout the area for its tinted windows, and for its countless trips throughout the mountainous terrain regularly carrying the movement’s leadership, particularly Quilcué. According to the General, his troops fired because the car did not stop at the military roadblock set up in the area. General Peña later expressed regrets for the attack, recognizing that even if they had not obeyed orders to stop, the excessive volley of bullets was not appropriate, and violated the Army’s protocol.

But the indigenous movement is not accepting these words at face value, and is demanding a full, independent investigation into the incident, given the recent wave of threats against Quilcué and other leaders.

"I think the attack was for me,” Quilcué later told Caracol Radio, in reference to her role in the MINGA social.

The Association of Indigenous Councils of Northern Cauca, ACIN, pointed out on its website that the area where Legarda was killed was near the Finca San Miguel in the village of Gabriel López in Totoró, “a property where there is a permanent presence of the National Army,” making it highly unlikely that the soldiers did not recognize the vehicle as being that of CRIC, one of the most prominent social organizations in the country.

Meanwhile, Perafán was quoted in El Tiempo saying that if the military does not thoroughly investigate, capture the perpetrators and bring them to justice, the Indigenous Guard of the community will do so “because these crimes were carried out within the territory of the (indigenous) community.”

Alvaro Mejía, a spokesperson for CRIC, added "we demand that this crime does not remain in impunity.”

December 16th: A Day that Lives in Infamy

If one considers the long track record of the government’s deliberately lackluster investigations into crimes committed by state actors against the indigenous movement, there is considerable reason for the community to be concerned. Today’s tragic incident ironically comes on the 17th anniversary of one of the most brutal episodes of Colombia's violent history against indigenous people, and perhaps its most despicable account of criminal cover up and public deception.

On Dec. 16, 1991, 20 indigenous people from the Huellas-Caloto community, including five women and four children, were murdered as they met to discuss a struggle over land rights in the estate of El Nilo in northern Cauca. Some 60 hooded gunmen stormed into the building where the community was meeting and opened fire. Initial news reports indicated that the gunmen were drug traffickers who had been seizing land in the region to grow opium poppies to produce heroin, but it soon became apparent that the culprits of the massacre were much more than simple narco-traffickers operating outside of the law. The killings had followed a relentless pattern of harassment and threats against the indigenous community by gunmen loyal to local landowners who were disputing the indigenous community’s claim to ownership of the land. In many ways, it was a massacre foretold.

According to the Inter-American Commission on Human Rights, the Special Investigations Unit of the Office of the Attorney General, which handled the first stages of the investigation into the massacre, uncovered evidence of the involvement of members of the National Police, both before and during the execution of these horrific events. They were working hand in hand with drug traffickers and wealthy landowners, who were not comfortable with the organizing and mobilizing capacity of CRIC and the local communities.

The Inter-American Court of Human Rights established that the Colombian state should hand back their land as part of the integral reparation to victims of the massacre committed by those ruthless death squads in collaboration with the police. In 1998, President Ernesto Samper acknowledged the responsibility of state actors in the massacre of El Nilo, and on behalf of the Colombian state, he apologized to the families of the victims and to the Nasa community of Northern Cauca, making promises to the relatives of the victims and the communities, to implement the recommendations of the Inter-American Human Rights Commission in the matter of Justice and Individual and Collective Reparations.

To this day, only a small portion of the land has been returned to any of the family members of the Huellas community, this despite repeated promises from various governments to do so. The issue of recuperation of the lands in the northern Cauca region continues to be a major point of contention between the government of Alvaro Uribe and the indigenous movement, and has sparked repeated mobilizations by the community in the last 17 years.

The Social and Community Minga that was initially launched in September 2004, but was re-initiated this year with the above-mentioned six-week mobilization, made the government’s fulfillment of its pledges to the community one of its five main rallying points, although it was not the only issue on their agenda of protest. The organizers of the Minga recognize that the failure of the government to come clean on its pledges to the community is just one manifestation of a much larger strategy of pushing back the indigenous movement’s national, broad-based call for social transformation on several different platforms. This platform of resistance includes a rejection of the government’s counter-reform measures that negate protections afforded to indigenous peoples across the country, measures that have opened the way for free trade agreements that in essence will rob the communities of their territories and the resources within. And it is a platform that is openly calling for an end to the government’s militarization of their territories, what President Uribe calls “Democratic Security,” but in the end results in the kinds of state-sponsored violence that took the life of Edwin Legarda Vázquez in the early morning hours of December 16th.

Aida Quilcué has been one of the most eloquent voices promoting this agenda. Are we jumping to premature conclusions in assuming those bullets were meant for her?

Will there be justice in this latest case of violence against the Nasa people, or will it be as slow in coming as it was (and still is) for the many victims of the Nilo massacre?

Silencing the Truth in Northern Cauca

The senseless tragedy befalling Quilcué, her family, CRIC and the entire indigenous community of Colombia is currently being reported peripherally by the corporate national news media such as El Tiempo, Caracol Radio and other sources. However, one media outlet where it is not currently being reported is on the community radio station of the Nasa people of northern cauca, Radio Pa’yumat, licensed to the ACIN.

Over the weekend, the station’s transmitter equipment, and antenna were severely damaged in an act of sabotage by as of yet unnamed actors, although the community refers to the perpetrators as the same forces of terror that continue to try to silence the indigenous movement with acts of violence. ACIN has denounced the latest assault on their primary communication vehicle on its website, stating that it is part of an ongoing process of intimidation and fear:

“Not coincidentally, these prior acts of sabotage have occurred at the precise time that our communities were initiating major mobilizations and important actions against the armed actors that constantly provoke war in our territories. Therefore, the assault against our community radio station is not an isolated incident, but is part of a deliberate strategy of silencing the indigenous movement of northern Cauca, because the radio station is the most important medium within the community. It allows us to listen to one another, to discuss important issues, reflect on them, make decisions in the interest of the community, and take actions collectively in defense of life and of our territory.”

It is understood by most observers that the indigenous communities that have been most successful over the years at confronting the myriad threats to their autonomy throughout the country, are those with the strongest organizational structures, legitimized by being in a constant dialogue with the base. These are the same communities that continue to play the role of interlocutor with other, non-indigenous actors, be they state institutions, different social sectors like the peasant or trade union movements, and international solidarity organizations.

And not surprisingly, many of these communities, like the cabildos that make up ACIN, maintain their own, independent media channels as essential components of their collective resistance. These community media channels spring from a long tradition of grassroots, independent, citizens’ media projects that have emerged throughout Colombia over the past 35 years, and that coalesced alongside broad based social movements with the rewriting of the Constitution in 1991. Naturally, these community-based media are only as effective as their organizations’ capacity to successfully confront the destructive, militarist, and undemocratic models that surround them. In the long run, strong organizational bases make them more secure and protect them from the inevitable, reactionary backlash, given the high levels of violence that has always been directed towards independent voices in Colombia. But sometimes that high level of organizing is not enough to prevent the kind of sabotage that occurred over the weekend.

"Those who carried out this act of sabotage knew what they were doing," said Dora Muñoz, Coordinator of the Radio station. She added “all of this points to a systematic wave of terror. I'm afraid we're only just beginning to see what may come in the coming days and weeks, directed against us."

The Nasa communities of Cauca, with their long trajectory of mobilization spearheaded by CRIC and ACIN, in the spirit of constructing sustainable, democratic alternatives, are working alongside truly revolutionary, transformative practices in communication. Radio Pa’yumat happens to be one of the national models of these transformative communication practices, rooted in indigenous traditions of bottom-up consultation and community reflection. However, it is not supported in any way by state institutions.

If there were some state communication policies that were in defense of the rights of the people, the immediate reaction of the government would have been to repudiate these acts of sabotage and provide some resources to support the radio station's efforts, efforts that we depend on for our security and well being while we are under constant attack," said Ezequiel Vitonás, a member of the council of chiefs of ACIN.

Today, December 16th, 2008, on the 17th anniversary of the massacre of 20 Nasa on the Nilo estate, on the same day that the husband of CRIC’s chief spokesperson was killed by a fusillade of Army bullets, ACIN's radio station remains off the air due to ruthless acts of sabotage.

Is this all a tragic coincidence?

Too often these types of stories are completely ignored by the Colombian corporate media, which are perpetually stuck on the faulty narratives relating to guerilla terrorism, false victimization, and celebrity gossip. These patterns of media obsession were evident most clearly this past Sunday, when El Tiempo released its list of personalities of the year. Topping the list was pop-super star and pretty boy Juanes, whose ambiguous politics - supposedly “committed to social change” - make him a safe bet for the editorial writers of the nation’s establishment newspaper of record. The multi-Grammy Award winner was followed on the year-end list by two of the principal architects of the government’s Democratic Security strategy, Defense Minister Juan Manuel Santos and Armed Forces Chief Freddy Padilla, lauded for their so-called victories against FARC guerillas. These are the same individuals who are responsible for the False Positives scandal that only temporarily rocked the top brass of the military in 2008.

And perhaps these are the same individuals who ultimately should be held accountable for the criminal act of violence perpetrated this morning against Legarda Vázquez.

So in his memory, and in the memory of Jairo Secué, Domingo Calis, Daniel Peté, Adán Mestízo, Darío Coicué, Feliciano Otelo, Calicio Chilhueso, Mario Juliqué, Edegar Mestizo, Jesús Peté, Julio Dagua, Carolina Tombé, Ofelia Tombé, Jose Elías Tombé, Foresmiro Viscué, Leonidas Casamchín, and José Elías Ulcué, and all the other victims of state-sponsored terror in Colombia, let’s not be silent today.

In the spirit of Manuel Quintín Lame!

Let our voices of rage be the megaphones projecting through the heroic signal of Radio Pa’yumat, temporarily silenced by reactionary forces. Let’s shout out collectively, in order to drown out the tacky melodies that will be sung throughout the country on this first night of the Christmas novena, in the spirit of resistance.

So that the tears of Aida Quilcué can be converted into the fire of a people that will not be silenced!

MAMA

Radio Pa´yumat: vida o muerte para el proceso

Message from ACIN about attack on Radio Pa'yumat

12/16/2008

Autor: Tejido de Comunicación ACIN

“Tener nuestra emisora funcionando no es una opción, es una urgencia de vida o muerte para nuestro proceso y para la Minga Social y Comunitaria en nuestro empeño por que no se cierren las posibilidades de construir en paz un país diferente. Todos los actores armados deben salir de nuestros territorios. Lo nuestro no es esta guerra. Lo nuestro es la Vida y la Libertad

Lo más urgente en estas condiciones en las que vienen implementándose acciones integrales de terror contra nuestro proceso milenario, es mantener una comunicación para la verdad que nos permita defendernos en unidad y convocar la solidaridad del país y del mundo para pervivir y continuar construyendo una alternativa de paz y en paz para Colombia, como la Gran Minga Social y Comunitaria lo ha ordenado.”, con estas palabras reaccionó Feliciano Valencia, Consejero del CRIC, visiblemente conmovido por el atentado que dejara sin vida al compañero Edwin Legarda y que tiene todos los visos de un atentado dirigido contra la consejera Mayor Aida Quílcue.

Feliciano Valencia se refirió al acto de sabotaje que inhabilitó los equipos de transmisión de Radio Pa´yumat: “No parece una coincidencia que se silencie el principal medio radial de nuestros pueblos, mientras se desarrolla un plan de agresión por parte del Estado y de los actores armados. Todo apunta a que silencian la emisora como parte de una estrategia de terror. Por eso, necesitamos con urgencia reparar los equipos y que se escuche de nuevo la voz del pueblo Nasa.”.

Radio Pa´yumat se escucha en el Cauca, en parte del Valle del Cauca y de Nariño y es el principal medio de comunicación local del proceso indígena del Norte del Cauca y de gran parte del Cauca. “Tener nuestra emisora funcionando no es una opción, es una urgencia de vida o muerte para nuestro proceso y para la Minga Social y Comunitaria en nuestro empeño por que no se cierren las posibilidades de construir en paz un país diferente. Todos los actores armados deben salir de nuestros territorios. Lo nuestro no es esta guerra. Lo nuestro es la Vida y la Libertad”.

La situación para la emisora es dramática. Afectada por una crónica carencia de recursos que nunca le impidió mantener sus altos niveles de calidad y su enorme audiencia comunitaria, la reparación de los equipos supone una inversión de sesenta millones de pesos y la importación de repuestos y partes indispensables. “Quienes cometieron este acto de sabotaje, sabían lo que estaban haciendo” explicó Dora Muñoz, Coordinadora de la emisora y agregó “todo apunta a que esto hace parte de un plan de terror. Tememos que este es apenas el comienzo de lo que se nos viene encima”.

Si existieran políticas de comunicación para la defensa de los derechos de los pueblos, la reacción inmediata del Estado habría sido la de repudiar estos hechos y aportar los recursos para reparar la emisora de la que depende la seguridad e integridad de las comunidades, mientras nos atacan y amenazan” comentó Ezequiel Vitonás, Consejero de la ACIN.

Desde las comunidades, los mensajes para ser transmitidos por Radio Pa´yumat siguen llegando aunque no puedan transmitirse. Ojalá al compromiso de este medio comunitario se sume la solidaridad necesaria para impedir que este silencio en medio del terror se prolongue.

Para efectos de apoyo económico que permitan la reparación de Radio Pa`yumat solicitamos hacer sus giros a través de Wester Union para así facilitar el envío de recursos. El aporte a esta causa lo pueden hacer usando la siguiente información:

Nombre: José Héctor Martínez
Cédula: 10.499.324 de Santander de Quilichao
Dirección: Calle 3 No 7ª-20 Santander de Quilichao
Telefax: 092 8293999
Emails: acincauca@yahoo.es y vilmaalmendra@yahoo.es


Tejido de Comunicación y Relaciones Externas para la Verdad y la Vida
Santander de Quilichao, diciembre 16 de 2008.

Atentado letal del Ejército contra el CRIC

Here's an urgent press release put out on Tuesday by ACIN related to the death of Edwin Legarda, the companion of Aida Quilcué, the chief counsel of CRIC, in Cauca, and one of the spokespersons of the Minga Popular. He was apparently killed by soldiers of the Third Division of the Army, who opened fire on the vehicle of CRIC's Council of Chiefs in the early morning hours of Tuesday, December 16th. The vehicle in which he was traveling had at least 19 bullet holes, and he was hit with three bullets, as reported in El Tiempo.

Ernesto Parafán, the lawyer for CRIC, believes it was a deliberate act committed against the CRIC, and specifically an attempt on Quilcués life, as a way to confront the ongoing MINGA social that has captured the attention of the Colombian public for the past two months. Aida Quilcué was not in the car, as she was apparently returning from Geneva, where she had been participating in the ongoing meetings of the United Nations Office on Human Rights.

The Indigenous Guard of Totoró is not permitting the passage of any soldiers through the area, and says it will capture and detain the soldiers implicated in the attack if government authorities do not do so on their own. The Regional Indigenous Council of Cauca, CRIC, denounced the actions of the military, and is calling for a full investigation into the death of Edwin Legarda (photo, right).

Today is the 17th Anniversary of one of the most brutal episodes of Colombia's violent history against the indigenous movement: On the 16th of December in 1991, some fifty heavily armed men, hooded and in military style uniforms, violently attacked a community of Nasa Indians on the "El Nilo" farm near Caloto, Cauca. Twenty people were killed, some after being bound and forced to lie on the floor.

We'll have more on the Nilo massacre in a forthcoming post, but this is to remind us that the violence and terror does not stop for Colombia's indigenous movement. This latest crime must be fully investigated by independent sources, the perpetrators must be brought to justice, and we should not accept another cover-up by government forces bent on breaking the indigenous leadership.

12/16/2008 Autor: Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, ACIN

Denunciamos con ira y dolor el atentado criminal cometido por el Ejército colombiano contra el vehículo de la Consejera Mayor del CRIC Aida Quilcué, que deja como víctima mortal a su compañero Edwin Legarda.

Hemos sido informados por fuentes directas que alrededor de las 4 de la mañana de hoy 16 de Diciembre, el vehículo de la Consejera Mayor del CRIC en el que iban su compañero Edwin Legarda con una misión médica, fue rafagueado por hombres del Ejército Nacional cuando iba pasando por la Finca San Miguel de propiedad del Señor Bolívar Manquillo, en la vereda Gabriel López del municipio de Totoró. En esta finca hay presencia permanente de tropas del ejército Nacional.

Este atentado dejó como resultado las heridas letales a: Edwin Legarda. Edwin fue trasladado de inmediato al Hospital San José de Popayán con un impacto de bala en el tórax y dos más en los miembros inferiores. Infortunadamente nos informan desde Popayán que el compañero Edwin acaba de fallecer.

El vehículo de la Consejera se encuentra en Totoró y registra 17 impactos de bala a lado y lado y dos de los impactos en la parte de adelante, lo que refleja la brutalidad de la acción militar.

Según lo aseveran testigos de los hechos, no había retén en la vía ni se dio la orden de alto por parte de las tropas.

El Comandante de la Tercera División del Ejército, Justo Eliseo Peña, reconoció a La W que según informes preliminares, en el sitio de los hechos se encontraban soldados campesinos que dispararon cuando se desobedeció la orden de parar. De todos modos, el General Peña lamenta los hechos y dice que se iniciarán las investigaciones pertinentes, reconociendo que aún si se hubiera desobedecido la orden de detenerse, la reacción de disparar como se hizo no es apropiada ni corresponde con los protocolos y normas.

Manifestamos nuestro más sentido pésame a la Consejera Mayor Aida Quilcué. La rodeamos de afecto y solidaridad y le ofrecemos lo que esté a nuestro alcance en estos momentos de dolor intenso. A la familia y amistades de Edwin, van nuestras condolencias. A toda la familia del CRIC, una voz de aliento solidaria y sentida. Un llamado reiterado a la unidad para continuar por el sendero de construir en Minga un país diferente, en el que cese por fin el terror y la guerra. Como siempre, reiteramos la posición de nuestros mandatos, rechazamos las balas, el terror y la guerra, vengan de donde vengan. La impunidad no puede permitirse en esta dolorosa situación. Esta es una guerra contra los pueblos, contra el movimiento indígena por nuestra posición de dignidad, contra la Minga Social y Comunitaria, contra el derecho de construir desde los pueblos un país sin dueños y en paz. Exigimos que salgan de nuestros territorios y que nos dejen en Paz.

Hoy 16 de Diciembre de 2009, se conmemora el 17 aniversario de la masacre de 20 comuneras y comuneros en El Nilo, por parte de paramilitares, fuerza pública, narcotraficantes y terratenientes. Condenado el Estado Colombiano por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, aún no cumple el Estado con sus obligaciones frente a esta masacre, nos señala, pone precio sobre nuestras cabezas, nos acusa de terroristas por Liberar la Madre Tierra y comete otra acción de muerte. Desde el dolor y la rabia reiteramos el compromiso con la vida y con la dignidad y convocamos la solidaridad Nacional e internacional para que nos apoyen al exigir que salgan todos los actores armados y sus cómplices de nuestros territorios.

Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca
ACIN-Cxab Wala Kiwe
Diciembre 16 de 2009
17 aniversario de la Masacre de El Nilo

http://www.nasaacin.org/noticias.htm?x=9336


Tejido de Comunicación y Relaciones Externas para la Verdad y la Vida
Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca - ACIN
Telefax: 0928 - 290958 - 293999
Email: acincauca@yahoo.es
Web:
www.nasaacin.org/index.htm
Santander de Quilichao Cauca -Colombia

Acts of Sabotage Carried Out Against the Main Voice of the Nasa People of Northern Cauca

This is the English translation of the communique put out by ACIN on Monday regarding recent acts of sabotage against the community radio station, Radio Pa'yumat. It is urgent that the national and international community make known their repudiation of these ongoing acts of intimidation and terror against one of the most important community media in Colombia!

ACIN’s primary community radio station suffers another technical setback by the forces of terror in Cauca

12/15/2008

Author: Communication Team for External Relations, Life and the Truth – Association of Indigenous Councils of Northern Cauca, ACIN (Tejido de Comunicación y Relaciones Externas para la Verdad y la Vida-ACIN)

We are the victims of an integral plan of aggression that clearly emanates from all the armed actors operating in our territories. In the name of the struggle of the people for a country without owners, we reject these actions, come from where they may!

We call your attention to events that occurred on Saturday, December 13th, in the mountain of Munchique de los Tigres, in northern Cauca, where the small shed housing the transmission equipment and the antenna of ACIN’s community station Radio Pa’yumat was ransacked and damaged. The perpetrators stole the copper wires that protect the equipment, causing severe technical damage in all the transmission equipment of Radio Pa’yumat, the voice of the Nasa people.

It’s important to point out that this is not the first time that such acts of sabotage have occurred against our radio station, given that in previous occasions, not only have they robbed the copper protective cables, but thugs have also stolen the broadcast equipment from within the station’s studios in Santander de Quilichao. Not coincidentally, these prior acts of sabotage have occurred at the precise time that our communities were initiating major mobilizations and important actions against the armed actors that constantly provoke war in our territories.

Therefore, the assault against our community radio station is not an isolated incident, but is part of a deliberate strategy of silencing the indigenous movement of northern Cauca, because the radio station is the most important medium within the community. It allows us to listen to one another, to discuss important issues, reflect on them, make decisions in the interest of the community, and take actions collectively in defense of life and of our territory.

From the Association of Indigenous Councils of Northern Cauca, ACIN, we publicly denounce these acts of aggression against the word of the indigenous movement, because to silence us within this context of aggression that we are living is to shut down the voice of resistance, and put us in immediate risk. This is because when something severely urgent occurs in our territory, the important mechanism of communication that is radio will no longer be at our disposal to alert the community and to create solidarity in times of emergency. From our own experiences, we know that when there are persecutions, kidnappings, threats, attacks and all the other acts of violence, radio is our primary means of communication.

Therefore, the intention of this latest act of sabotage is to silence the voice of the Nasa people, to weaken the political and organizational process, and the ability to react immediately to acts of violence in our territory. This is already evident in the resguardo of Munchique, where we currently have an entire family disappeared – the Sanchez-Serna family; Florentino Sánchez, 55, Aminta Serna, 47, and Carol Ximena Sánchez, 12. Precisely at a time when we need this important communication medium to move the community in search of this family, we cannot count on the station to carry out our work more effectively. Furthermore, we currently have information about diverse acts of terror, mobilization and defamation being planned against the indigenous processes, specifically against the resguardos of Corinto, Tacueyó, and Huellas-Caloto, among others.

These are actions that present themselves with different justifications, they are nefarious crimes carried out by actors who hide themselves from the public, with the objective of intimidation and terror. We denounce these acts of aggression with anticipation, come from where they may, considering that they only benefit those people who want to rob and displace us of our territory, and they work against the interests of the popular struggle, for the dignity that we defend through the agenda of the Social and Community Minga, la Minga Popular.

For all the reasons cited above, we reject the sabotage carried out against the indigenous movement, the Communication Team of ACIN, and specifically, against Radio Pa’yumat, because these acts once again prove the systematic strategies of repression and defamation being carried out against the indigenous communities of northern Cauca.

Finally, we put out a call to the indigenous authorities for their help in investigating these acts and catching those who are responsible, and to the national and international community, to denounce this aggression against our process and to mobilize the economic resources of support that might help us to recuperate the equipment that was damaged.

We are victims of an integral plan of aggression that undoubtedly emanates from all the armed actors in our territories. In the name of the struggle of the people for a country without owners, we reject these actions, come from where they may!

Tejido de Comunicación y Relaciones Externas para la Verdad y la Vida-ACIN Santander de Quilichao, diciembre 15 de 2008.

Monday, December 15, 2008

Sabotage Against the Main Voice of the Nasa People of Northern Cauca

Un sabotaje silencia la voz del Pueblo Nasa
12/15/2008

Autor: Tejido de Comunicación y Relaciones Externas para la Verdad y la Vida-ACIN

Somos víctimas de un plan integral de agresión que seguramente proviene de todos los actores armados. En nombre de la lucha de los pueblos por un país sin dueños, los rechazamos, vengan de donde vengan.

Informamos que el pasado 13 de diciembre asaltaron la caseta de Radio Pa`yumat en el Cerro de Munchique Los Tigres, donde están ubicados todos los equipos de transmisión y la antena. Se robaron el cobre de los cables de protección y esto ocasionó daños técnicos en todos los equipos de la emisora Radio Pa`yumat, la voz del pueblo Nasa.

Cabe anotar que no es la primera vez que suceden estos hechos, ya que en ocasiones anteriores no sólo se han robado los cables, sino que también se han llevado equipos de la sede de Radio Pa`yumat en Santander de Quilichao, justo cuando iniciamos movilizaciones o acciones contundentes en rechazo a los actores armados que provocan la guerra en nuestro territorio.

Entonces, el asalto a nuestra emisora comunitaria, no es un hecho aislado sino que hace parte de una estrategia de silenciamiento al Movimiento Indígena en el norte del Cauca, porque la emisora es el medio más importante dentro de la comunidad que nos facilita escucharnos entre comuneros y comuneras, reflexionar, tomar decisiones y actuar colectivamente para la defensa de la vida y del territorio.

Desde la ACIN denunciamos públicamente este hecho de agresión contra la palabra del Movimiento Indígena, porque el silenciarnos en el contexto de agresión que vivimos, es cegar la voz de la resistencia y ponernos en inminente riesgo, en la medida en que cuando suceda algo grave en el territorio, el mecanismo de difusión que es la radio no va a estar a nuestra disposición para alarmar a la comunidad y solidarizarnos en caso de emergencias. Por experiencia sabemos cuando hay persecuciones, secuestros, amenazas, atentados y demás actos de violencia, la radio es el principal medio de comunicación.

Entonces la intención es silenciar la voz del Pueblo Nasa para debilitar el proceso político organizativo y la reacción inmediata contra hechos de violencia en el territorio, tal como ya se evidencia en el Resguardo de Munchique, donde se encuentra desaparecida la familia Sánchez Serna; Florentino Sánchez de 55 años, Aminta Serna de 47 años y Carol Ximena Sánchez de 12 años. Justo cuando necesitamos mover a toda la comunidad para salir en su búsqueda, no contamos con un medio eficiente como la radio para hacer un trabajo más efectivo. Tenemos información sobre diversas acciones de terror, movilización y difamación contra el proceso indígena que vienen preparándose y que afectarían los resguardos de Corinto, Tacueyó y Huellas-Caloto entre otros.

Acciones que pretenden presentarse bajo diferentes justificaciones o crímenes que pretenden encubrirse para lograr efectos de intimidación y terror. De manera anticipada, denunciamos esta agresión, venga de donde venga ya que en últimas, beneficia a quienes pretenden despojarnos del territorio y no le sirven a la lucha popular por la dignidad que defendemos en la agenda de la Minga Social y Comunitaria.

Por lo anterior, rechazamos el saboteo contra el Movimiento Indígena, el Tejido de Comunicación de ACIN y específicamente contra la Emisora Radio Pa`yumat, porque actos como estos ponen en evidencia una vez más, las estrategias de represión y difamación contra las comunidades indígenas en el norte del Cauca. Finalmente, hacemos un llamado a las autoridades indígenas para que nos ayuden a investigar los hechos y a encontrar a los culpables y a la comunidad Nacional e Internacional a denunciar esta agresión contra nuestro proceso y a movilizar recursos económicos de apoyo que nos permitan recuperar los equipos. Somos víctimas de un plan integral de agresión que seguramente proviene de todos los actores armados. En nombre de la lucha de los pueblos por un país sin dueños, los rechazamos, vengan de donde vengan.

Tejido de Comunicación y Relaciones Externas para la Verdad y la Vida-ACIN
Santander de Quilichao, diciembre 15 de 2008.